Noticias

A la vanguardia nacional en aceros automotrices para transmisiones

19 Oct 2017
Print this pageEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedIn

Ternium es el único proveedor en México en ofrecer a sus clientes del sector automotriz un tipo de acero especial diseñado a medida para soportar presiones de aceite a altas temperaturas.

A través de los Centros de Servicio Industrial, en 2014 Ternium comenzó a desarrollar diferentes grados de acero para clientes que fabrican convertidores de torque, elemento que conecta el motor con la transmisión y está sometido a presiones de aceite a altas temperaturas.

Durante los últimos años empresas automotrices que fabrican estos elementos se han beneficiado con nuevos grados de acero Ternium que contienen un porcentaje significativo de nitrógeno y otros elementos endurecedores, señala Juan Valenzuela, Ingeniero de Producto.

“De acuerdo con los tratamientos térmicos a los que se somete el material, cada cliente requiere una química específica y propiedades mecánicas distintas, y con cada uno se ha seguido un proceso de desarrollo de acuerdo con sus objetivos”, añade.

Actualmente, Ternium es la única empresa, a nivel nacional, que produce acero con estas características y poco a poco ha despertado el interés de compañías alrededor del mundo que se han beneficiado con estos desarrollos, señala Miguel Valdez, Ingeniero de Producto.

“Ellos estaban usando otros materiales, pero se han dado cuenta que este tipo de material les da un mejor performance a las piezas desde la fabricación hasta cuando ya están en campo”, dice.

Valdez comenta que este camino inició en 2014 y ha continuado durante los últimos tres años con la migración de más clientes a este nuevo grado de acero.

“Cada uno de los clientes llega con una especificación distinta ajustada a su proceso. El material debe de pasar ciclos de prueba donde el cliente usando este material ajustado a sus necesidades cumpla con lo que ellos están requiriendo”, explica Valdez sobre el proceso.

“Normalmente, para un producto automotriz lleva un proceso de certificación; nosotros les mandamos un material de prueba y ellos empiezan a hacer el formado de piezas, a realizar caracterizaciones y ciclos de una pieza ya formada para validar el componente completamente ensamblado… Este proceso se realiza en un lapso de tres a cuatro meses”, agrega.

Por su parte, para las empresas con filiales en México significa un ahorro importante, ya que previo a estos desarrollos era necesario importar el acero, agrega Valdez.

Ternium continúa colaborando de manera cercana con sus clientes del ramo automotriz, para detectar áreas de oportunidad y beneficio mutuo.